<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d22569726\x26blogName\x3dpornostalgia\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dSILVER\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttp://pornostalgia.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3den_US\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://pornostalgia.blogspot.com/\x26vt\x3d-5226479062714746794', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

pornostalgia

El rey de las parades muertas
ultima parte



El señor Parco duró rato mirando el techo y se quedó dormido en el sillón sin premeditación. Empezó a soñar cosas verdaderamente agradables que no soy capaz de revelar en estos momentos, cuando dentro del mismo sueño escuchó un timbre y no precisamente el que anunciaba la llegada de gente a la casa. Se despertó sin sustos, vio en su reloj de mano que eran las tres de la madrugada y se dirigió a la escalera. Arriba la tía movía el caldero, le extendió la cuchara y le dio de probar al señor Parco. Que bueno?. Eso es la madera de una silla del comedor con berenjenas. Oooh, pero esto te quedó! Después me dices como lo hiciste. El señor Parco no encontraba que otra cosa decirle, si ella era feliz comiéndose la casa él no iba a hacer nada para estropear su alegría. Ya te aparté un poco en ese plato, puedes llevártelo y así sigues trabajando. Gracias tía. Agarró el plato con una mano y mientras se proponía a bajar los escalones se le ocurrió preguntar Y tu haz notado algún cambio? Digo, yo me imagino que te sientes más cerca de Dios o algo así o que lo estás sintiendo más grande dentro de ti. La mujer se quedó mirando al vacío. El señor Parco esperó durante cinco minutos una respuesta que no obtendría y al notarlo dejó a la tía mirando y se fue a su departamento.

 

Eran las seis y cuarto de la mañana cuando otra vez sonó el timbre que no era precisamente el que anunciaba a la gente tras la puerta principal. El señor Parco se encontraba en el mismo sillón con un libro abierto. Lo cerró y fue a subir las escaleras. La tía está vez se encontraba recostada en su cama de madera rodeada de cuatro gatos. Le pidió que se acercara y le comentó que se encontraba muy mal del dolor y que rezara por ella. Lo mismo de todas las seis y cuarto. El señor Parco le hizo saber que él siempre rezaba por ella y que no se debía de preocupar, que durmiera tranquila. La mujer le acordó que su desayuno ya estaba preparado en la mesa. El hombre se acercó a la cocina y vio el plato sin ganas de averiguar que había en el, bien podían ser las gardenias del balcón, como los cojines o un gato.

 

Así pasaron varias semanas, cada día iban desapareciendo objetos, a veces la tía le pedía objetos de su casa al señor Parco, como por ejemplo un cuadro de Caamaño porque suponía que no contenía las mismas partes de Dios que su imitación de las Meninas de Velásquez que colgaba en la sala.  Ya con este último caso hasta Felipito había dejado de llamar y el señor Parco se entraba más profundo en el túnel de su soledad. Un día el señor Parco quiso llegar más tarde a la casa y dar una vuelta por el malecón para disipar, pero se le hizo imposible cuando pensó en que suculenta cena estaría cocinando la tía.

 

Una noche, a las once y treinta, sonó el timbre y no precisamente el que anuncia la visita. Este tal señor apellidado Parco subió al departamento de su tía y no encontró nada en la estufa. Avanzó hasta el comedor, donde no había mas luz que la brindada por la televisión  mostrándole una imagen del rostro de la tía alegrándose de verle. Le hizo una seña de que se sentara en la silla de al lado. Y así lo hizo él. Yo te voy a decir una cosa muchacho. Yo llevo la vida entera tratando de que Dios me haga caso, y ahora es que yo vengo a sentirlo y en verdad lo estoy sintiendo cerquitica de mí. Efectivamente, en la casa quedaban unos pocos enseres. Habían desaparecido los muebles de la sala, del comedor solo quedaban dos sillas y la televisión en el piso, dos platos rosados para la comida de los gatos, ni un solo cuadro, la cama de madera, la estufa sin algunas hornillas y los gatos. El señor Parco se quedó mirando a la tía sin nada que decir adornando el momento con un silencio cruel, que más que otorgar razón, rendía la pleitesía más admirable del mundo. Y como la tía se dio cuenta de que no habían palabras que elogiaran toda su sabiduría centenaria concluyó la sesión: Pero vete a trabajar hijo mío. Ya no tu tienes que seguir rezando porque estoy en las manos del señor. Te dejé algo de comer sobre la estufa. El señor Parco se levantó de la silla y mientras iba caminando hacía las escaleras la tía dijo otra cosa muy bajito como para que nadie la escuchara pero lo hizo fallidamente Y no te preocupes muchacho, que ahora te van a volver a invitar a todas las fiestas. El señor Parco agachó la cabeza y mirando al suelo llegó hasta su sillón, agarró un libro que se titulaba Patografías y neurosis de angustia de la impotencia sexual, de uno llamado Castilla del Pino. Sonrió expandiendo la boca lo más que podía mientras empezaba a leer la página cincuenta y nueve. Avanzó mucho en la lectura aquella noche, porque no volvió a escuchar el timbre ese que no anunciaba la visita de gente extraña. 

Pic por suok

AQUI...Nadia @ 30.12.08, ,














Somos elefante y serpiente semejante
Tomando aguardiente
En el sol
De una flor...

fragmentos de carmensita 
de devendra banhart 
pic por suok

AQUI...Nadia @ 23.12.08, ,




paradojas de angie:
y ahora adora a donnie darko y las peliculas de burton, aborta los bebes de clemente y se viste de negro gotico mochilita para bailar las coreografias de cristina aguilera a escondidas en una habitación.

AQUI...Nadia @ 19.12.08, ,




El que controla 

sabe...


Otro día voy a un portal de noticias nacionales y tras un post con un video de Freddy Veras Goico en el cual llama a la población civil a armarse para matar a los ladrones, hay otro de lo más capcioso. La gente entusiasta y colaboradora manda fotos posando con sus armas de fuego. Algunas de las armas son más fotogénicas que sus mismos dueños. Es una forma de responderle a este señor comunicador que si, que sus rezos son escuchados por la población y que todos vamos a ir a matar cuanto bandido se cruce por nuestro camino.  Claro, que los funcionarios y beneficiados que construyen metros y quiebran bancos no son un blanco aceptado por el mórbido de Freddy.



AQUI...Nadia @ 17.12.08, ,




El que controla 
sabe...


En la misma revista se publicaba un artículo que trataba sobre los ladrones y la insoportable delincuencia que se vive en nuestra ciudad capital, escrito con una objetividad digna de ser admirada por todos los profesionales de los medios de comunicación mundiales. La disgustada autora se sentía algo feliz por no haber perdido su dignidad que viene junto a sus zapatos y sus prendas y sus vestidos que un vil ladrón no llegó a quitarle. Y por qué tan triste? Es que la policía no “atrapa” a los ladrones, nunca da con ellos y le hacen preguntas que parecen salidas de la boca del jefe Gorgory. Pero claaaaro, dentro de la burbujita de mierda en que vive esta chica quizás no se llega a ver que la policía y los ladroncitos son lo mismo. En su burbujita no hay tiempo para ver ciudad de dios. Compréndanla, es un poco borroso ver desde allí dentro.



AQUI...Nadia @ 16.12.08, ,




El que controla sabe...


Por pura coincidencia tomé en mis manos una de esas revistas ridículas donde salen fotos de las fiestas más chopas que se dan en la capital y sale fulatino y mojoncito enseñando sus sonrisas caidas. Me dio con empezar a contar a la gente negra. Si, esa gente oscura y prieta que los anuncios de Codetel y Presidente y Brugal y Popular y Rica y…, aseguran que se extinguió con los indios, o peor aún que nunca existió. Eran 20. Por pura coincidencia luego empecé a contar la gente blanca. Entiéndase por gente blanca los dueños de Codetel y Presiente y Brugal y Popular y Rica y el periódico que publica la revista que estaba leyendo. Cuando por la mitad de las páginas iba por 245 dejó de ser divertido.

aprendiendo de galeano

AQUI...Nadia @ 13.12.08, ,




con ganas de venderse
5.12.08


Entonces termino así sin el trabajo, sin el buen sueldo, sin mirar los colores del departamento, habiendo perdido mi tiempo y el dinero de los putos taxis del vaivén a la oficina para entrevistarme con la de reclutamiento y la de recursos humanos y la directora de revistas y la recepcionista y la que limpia el piso. Todas dan una opinión de mis pantalones baratos o de la misma camisa negra que me ponía para hablarles o de mis cabellos con rizos no naturales y de mi cara de que estoy harta de que se me note por encima de la ropa que no soy Bonetti o Viccini y que cojo carros públicos y que no puedo comprar en Zara y que tengo los cabellos bien bien malos! Pero si alguien llega a pensar que estoy escribiendo esto porque el puesto se lo ganó una iletrada salida de un reinado de belleza, se equivocan, o porque jugaron con mi tiempo, se equivocan, o por los favoritismos o porque saqué la nota mas alta en los exámenes o porque yo si sé quien es el idiota de Milan Kundera, se vuelven a equivocar. Mi rabia viene de aquel artículo en el que tiré por la borda años de opresión a la mujer por parte los medios de comunicación impresos, de los audiovisuales y de las casas de moda. Todas estas décadas en las que nos crearon como entes inseguros frente a una valla de claudia Shiffer, todas esas teorías de Naomi Wolf, toda esa anorexia y esa vomitadera la mandé a la mierda cuando escribí para esa revista: “nosotras las mujeres tenemos la culpa y no los medios, porque ellos se basan en las imágenes para entretenernos”. Que pasada! El miedo de no fallar es tan grande, porque esta cosa que me rodea no está hecha para gente mediocre que diga yo a medias me gradúo de la uni y cosas así. Pero es que me lo dice Priscila cada vez que viene y me mira con sus ojasos delineados con tatuaje, porque ella es arquitecta y se superó en la vida ella sola y tiene dos hijas y las mantiene con trabajo duro. Y un día quisiera abrir la boca para decirle que no, que no todo el mundo es como ella, que no todos somos fuertes y su ejemplo no me ayuda. Pero no me atrevo porque yo soy así de pequeña frente a toda su majestuosidad, yo me preparé lo más que pude para impresionarla con un puesto de redactora en una revista de modas e hice hasta lo que nunca creí. Pero para desengañes a alguien no le gustó que no tuviera el carro que me preguntaban si tenía en cada entrevista, o que se yo, el punto es que aquí estoy parada mirando pal cielo. Me rindo.


Pic por Kompres


AQUI...Nadia @ 5.12.08, ,